viernes, 11 de agosto de 2017

Librando mis batallas


Siempre que escribo lo hago desde lo más profundo de mi corazón, no escribo como si ya lo supera todo, más bien lo hago con el anhelo de aprender lo que mi amado Espíritu Santo nos quiere enseñar.

Diariamente estamos librando batallas, pues Jesús no nos dijo que aquí todo sería color de rosas, lo que si dijo es que en medio de todas nuestras batallas el estaría con nosotras.

Es importante que aprendamos como debemos enfrentar nuestras batallas para poder vencer.

En cada batalla que libramos hay ciertos puntos importantes que debemos tener en cuenta si queremos ganar, cuando nos enfocamos en la victoria buscamos estrategias y nos preparamos para obtenerla, pero la pregunta es ¿qué debemos considerar?

Lo más importante es tener un propósito claro y batallar enfocadas en ese propósito.

Cuando tenemos claro nuestro objetivo no nos desviamos, en medio de las batallas el enemigo querrá distraernos o desviarnos, pero tener claro el objetivo nos hará caminar directo a él.

El tener una visión bien marcada de lo que esperamos nos hará orar con propósito, nos hará ir confiadas y seguras a la presencia de Dios.

Tener un compromiso de oración, es algo que debemos considerar en las batallas que libramos, pues si las armas de nuestra milicia no son carnales entonces la oración es el arma que más debemos usar, pero ¿cómo debemos orar?

La oración puede ser un acto público, pero más que un acto púbico debe ser un acto privado, en privado podemos exponerle de una manera más confiada nuestras debilidades, nuestra situación, etc. la privacidad muestra humildad, muestra que dependemos de ÉL y que solo esperamos en ÉL.

Pero tú, cuando ores, apártate a solas, cierra la puerta detrás de ti y ora a tu Padre en privado. Entonces, tu Padre, quien todo lo ve, te recompensará. Mateo 6: 6 NVI

Cuando nosotros oramos a solas, Dios nos ve con agrado y por eso nos recompensa en público, ÉL mira que la persona ha dejando de lado el bullicio del mundo, está dejando de estar con su familia para estar a solas con ÉL.

Orar en el espíritu y en todo tiempo nos garantiza la respuesta de Dios a nuestro favor, así como la viuda insistente logro por ser tan insistente que el juez le hiciera justicia, así mismo Dios por medio de nuestra oración constante lo hará.

Debemos permanecer en espíritu de oración, podemos orar en el espíritu en el trabajo, en la escuela y donde nos encontremos, la palabra de Dios nos enseña que podemos orar en todo tiempo para obtener la ayuda que necesitamos para ganar nuestra batalla.

Un punto que no debemos obviar es la lectura de la palabra y la declaración de la misma con fe, el profetizar sobre la situación y declarar pasajes bíblicos durante mi batalla me harán establecer un decreto en el área espiritual y mi enemigo o adversario claramente tendrá que darse cuenta de que conmigo no tiene otra opción, sino que salir vencido.

Las declaraciones de fe indudablemente traen victorias a nuestras vidas.

El memorizar versículos bíblicos me ayudaran a mantener la fe cuando la duda, la incredulidad, la desconfianza y cualquier otro ataque lance el oponente a mi mente.

Porque de cierto os digo que cualquiera que dijere a este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho. Marcos 11: 23

La alabanza y la adoración de continuo deberán estar en nuestras bocas cuando de vencer se trata.

La adoración exaltará el nombre de nuestro padre, le dirá al enemigo que sabemos de sus atributos y de lo que él es para nosotros.

La adoración establecerá un ambiente de gloria a nuestro alrededor y la alabanza gritará que sabemos confiadas que él hará cosas que no imaginamos a nuestro favor, el agradecerle por adelantado la victoria nos hará caminar confiadas mientras batallamos.

El ayuno también es algo que no debemos ignorar cando estamos librando batallas sobre todo cuando la situación necesita una intervención pronta de parte de Dios, cuando el enemigo insiste en quedar en nuestro campamento, debemos ayunar para sacarlo, Jesús nos dijo que algunos de ellos solo se irían con oración y ayuno por lo tanto debemos ser entendidas y debemos estar a atentas a la directriz de nuestro padre para ayunar cuando fuera necesario.

Estar prestas a la dirección que el dulce Espíritu Santo nos quiera dar es el secreto para movernos en la dirección correcta, si es necesario entra a tu intimidad con Dios con una libreta donde anotar, pero sobre todo entra con un corazón enseñable, durante este tiempo es posible que él te pida que dejes cosas que no te servirán en la batalla pero que si las dejas te pueden hacer caer.

También puede pedirte que derribes altares que creaste alrededor tuyo, puede ser que tu familia, la misma iglesia, el trabajo sean unos de esos altares que levantaste y que robaron el primer lugar a Dios en tu vida.

Examina todos los puntos expuestos y mira como está tu altar personal y reconstrúyelo si es necesario para que el fuego y la victoria desciendan sobre tu vida, así como descendieron para darle la victoria al profeta Elías.

Recuerda que al Dios que seguimos le gusta responder con fuego sobre el altar para demostrar que él es el único Dios verdadero, a él le gusta dar victorias contundentes a los que le obedecemos.

Ve a librar tus batallas con la certeza de la victoria porque el Dios que sigue es experto en ellas.

El hombre sabio es fuerte, Y de pujante vigor el hombre docto. Porque con ingenio harás la guerra, Y en la multitud de consejeros está la victoria. Prov 24: 5- 6

  !Adelante, Avanza, demuestra que puedes escoger la buena parte! 

Con honor para su gloria.

Te invito a dejar tu comentario y a seguirnos en Facebook.

Con cariño Erica









1 comentario:

Gracias por tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...