domingo, 16 de julio de 2017

Lo que cuesta seguir a Jesús.


En este tiempo de cambios trascendentales en mi vida ministerial, un día le pregunte a mi amado Espíritu Santo, porque me movía de un lugar donde aparentemente me sentía cómoda y donde hacia su obra como pensaba que le agradaba, su respuesta impacto mi vida.

El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí. Mateo 10:37

Muchas veces creemos que ser servidores de Jesús es simplemente llegar y prestar algún tipo de ayuda en la iglesia, sin tener un compromiso mayor, creemos que con eso es suficiente para decir ¡soy un servidor de Jesús! en eso estamos equivocados!

El verdadero seguidor de Jesús deja todo en el altar para ir en pos del llamado que él le haga, él sabe que fue llamado a dejarlo todo por amor de la verdadera obra de Dios.

Cuando Jesús dice que quien no deje todo por causa de él no es digno de seguirle, se refiere a que nadie que no sea capaz de renunciar a cualquier cosa que le quite el primer lugar a Dios no está listo para servirle verdaderamente.

El servidor fiel es aquel que deja cualquier cosa que el Espíritu Santo le diga por obedecerle.

La mayoría de las personas no quieren despojar de su corazón aquellas cosas que le roban el primer lugar a Jesús, no quieren abandonar sus comodidades, su familia, sus amigos y hasta el lugar donde se congregan, por hacer su voluntad, estas personas creen que lo que hacen es suficiente y le tienen miedo al cambio.

Nosotras no podemos servir y entregarnos a Dios y a su llamado teniendo en nuestra mente y en nuestro corazón una prioridad distinta o una visión diferente a la de él, cuando alguien camina en su propia visión o tiene otra prioridad no puede escuchar la voz de Dios.

Todos escuchamos que debemos compartir a Jesús con quienes no lo conocen aun, pero casi nadie quiere dejar la comodidad de su hogar para ir a evangelizar.

Todos vemos la violencia que viven algunos países, pero son pocos los que libran una batalla espiritual por esos lugares.

La mayoría de los que van a las iglesias y de los que se hacen llamar siervos del Dios Altísimo, no salen de sus iglesias a dar la vida por el perdido como lo hizo Jesús por ellos.

Hoy día vemos iglesias llenas de personas deseando recibir de Dios bendiciones materiales y hasta espirituales, pero nadie dice Señor no importa si me bendices o no, dejaré todo cuanto tenga por hacer lo que me mandas.

¡Amiga! Si tú no estás dispuesta a dejar todo cuanto tienes por poner al servicio de los demás los dones y talentos que Dios te regalo siempre sentirás una frustración y una insatisfacción que no te permitirá sentirte plena, pues el llamado y cumplir el propósito de Dios es lo que nos afirma y nos llena completamente.

Así, pues, cualquiera de vosotros que no renuncia a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo. Lucas 14: 33

Sé que este tema no es fácil y por eso algunos escritores no lo tocan, pero Dios me ha motivado en este tiempo para que te diga que no importa si la visión que Dios te dio se parece a la de tu iglesia, si es necesario él te sacara y te pondrá en el lugar en donde desarrollaras tu potencial al máximo.

No estás en este mundo para agradar a hombres, ni para agradarte a ti misma, estas aquí por su misericordia y favor, él es quien te saco de donde te encontrabas, por eso debes honrarlo con tu obediencia, obedecerle a él te traerá bendición y vida eterna.

No importa que debas dejar o para donde debas ir, si él va contigo nada hay que temer, no te preocupes por la crítica y los cuestionamientos, no importa que bienes materiales debes dejar por causa de la obra que él te mande a hacer, su recompensa para tu vida es mayor.

No conozco a nadie que haya dejado todo por él y que no reciba su respaldo, aquí mismo en la tierra.

Y cualquiera que haya dejado casas, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por mi nombre, recibirá cien veces más, y heredará la vida eterna. Mateo 19: 29

Hoy quiero terminar diciéndote que el enemigo se vestirá de cualquier cosa para hacerte mover de lo que Dios te ha dicho, se mostrara con lágrimas y buscara persuadirte para que no obedezcas a la voz de Dios, te dirá que lo que haces es suficiente y que no fue Dios quien te hablo, pero tú debes callarle la boca.

Avanza en pos de aquel que te está hablando y diciendo que te ha llamado para cosas grandes, no creas a nadie que te quiera hacer mover del destino que Dios marcó para ti, sé que no es fácil seguirle, pero él ha prometido estar a tu lado si le obedeces, y lo mejor ha prometido respaldarte y darte mayores cosas de las que dejes por seguirle y servirle verdaderamente.

Amada nunca olvides que seguir y servir a Jesús no es ir cada domingo a la iglesia o recibir bendiciones materiales, tampoco lo es hacer en parte lo que te llamo a hacer, servirle es negarte a ti misma por hacer su voluntad totalmente.

Medita en esta hora en lo que él te ha dicho en la intimidad y trabaja por cumplir tu llamado, recuerda que ante su presencia solo estás tú y él, nadie más, porque la salvación es individual y cada uno dará cuenta de lo que hizo con su llamado mientras estuvo aquí.

¡Sí!  cuesta seguirle y ser su discípulo, cuesta la vida, porque debes morir a ti misma para que él y su visión vivan dentro de ti.

!Adelante, Avanza, demuestra que puedes escoger la buena parte! 

Con honor para su gloria.

Te invito a dejar tu comentario y a seguirnos en Facebook.

Con cariño Erica

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...