sábado, 10 de junio de 2017

¿La verdadera amistad existe?


Hace algún tiempo atrás pensaba que la verdadera amistad no existía, pensaba en que existían buenos amigos, pero que por algunas circunstancias la amistad se perdía, estaba segura que no existía la verdadera amistad.

Ser traicionado o no encontrar a alguien incondicional nos hace creer que la verdadera amistad no existe.

Durante toda mi vida trate de encontrar personas a las cuales pudiera ver con transparencia, con las cuales pudiera contar en cualquier momento y en quienes pudiera confiar mis secretos y aparecían algunos con ciertas características, pero al final simplemente algo pasaba y me decepcionaba aún más.

Un día pensé en que no buscaría más y decidí ser yo misma mi mejor amiga, hasta que conocí el mejor amigo que cualquier puede tener, mi amado Jesús.

Mi perspectiva de la amistad cambio, Jesús me enseño que siempre estuve equivocada y que en el todo lo bueno existe, hasta la amistad, no puedo negar que al precio fue difícil encontrar amigos, pero él me rodeo de personas maravillosas.

Estoy convencida que la verdadera amistad lejos de Jesús no existe, pero también estoy estoy segura que a su lado los amigos son más cercanos que algunos hermanos y hay hermanos que pueden ser muy buenos amigos.

Con Jesús a mi lado aprendí que no necesito estar cerca de alguien para amarlo más que aun hermano, también aprendí que no es el tiempo de conocer a alguien lo que determina que tan cercano puede llegar a ser, pues hay personas que llegan a mi vida y como en un abrir y cerrar de ojos se convierten en grandes amigos.

Hoy pienso que Jesús tiene una red de amigos más grande que cualquier red social y nos acerca a ellos y nos une en lazos inquebrantables.

Antes de conocer a mi mejor amigo no sabía en quien confiar, las personas mostraban su mejor cara, pero cuando los escuchaba hablar solo veía envidia, palabras de desanimo, derrota y muchos consejos encaminados y guiados por el egoísmo y las ganas de que escogiera el camino más tramposo, hoy puedo decir que puedo estar confiada en los consejos que salen de la boca de mis amigos.

El bálsamo y el perfume alegran el corazón; los consejos del amigo alegran el alma. (Proverbios 27:9)

Los amigos que hoy son como mis hermanos algunos no viven cerca de mí y no van a mí misma congregación, pero sé que mientras exista vida ahí estarán, también sé que en cualquier circunstancia puedo contar con ellos, algunos llegaron de repente, sin esperarlo y en muy poco tiempo se convirtieron en parte fundamental de mi vida, otros, aunque no hablemos a diario sé que están ahí para mí y que el lazo que nos une es más inquebrantable que cualquier distancia o situación que se presente.

En todo tiempo ama el amigo, Y es como un hermano en tiempo de angustia. Prov. 17: 17

No tengo temor de expresar como soy verdaderamente, no tengo temor a la crítica destructiva o a la traición porque sé que mi amado me guía a las personas ciertas.

Un amigo es la persona que Dios pone a tu lado y con la cual puedes ser tú mismo sin miedo al rechazo, sin temor a la traición, a la envidia o a recibir un mal consejo, cuando alguien llega a tu vida con el propósito de convertirse en tu amigo ten la seguridad que llegó un hermano más y cree que Dios te ha premiado, por eso debes procurar ser de bendición  para esa personita especial.

Nunca pienses en ti más que en la otra persona, piensa en que juntos deben crecer, asegúrate de hacer que esa amistad trascienda al ámbito espiritual.

Un buen amigo exhorta con la sabiduría y el respaldo de Cristo, un buen amigo esta cuando más se necesita, aunque no esté todos los días, un buen amigo busca el bienestar del otro y trabaja día a día para mostrar a Jesús en esa amistad.

Un día Dios me hablo que me unía en amistad con una amiga muy especial como unió a Jhonatan con David y aunque en el momento no entendía esto, tiempo después supe que era por la amistad verdadera y fiel que se fortalecería a pesar del tiempo y la distancia, hoy no dejo de agradecer a Dios por ponerme a esta persona que quiero tanto en mi vida.

Así pudiera nombrar a muchas otras amigas que Dios ha puesto para bendecir mi vida con su presencia, hoy y siempre estaré muy agradecida con cada una de las personas maravillosas que Dios me ha regalado.

Amada si Dios te ha dado el honor de darte un amigo, valóralo y trabaja cada día por ser mejor persona para poder dar siempre de ti lo mejor y glorificar a Jesús con esa amistad, que el mundo sepa que en ti pueden encontrar esa amiga que tu encontraste en esa persona que Dios puesto a tu lado.

Trabaja cada día por ser la mejor versión de ti mismo que puedas ser y busca imitar a Jess que dio su vida por sus amigos con tal de que estos disfrutaran del paraíso donde él siempre ha vivido.

Aprende a valorar a las personas que Dios pone a tu lado, no quieras esconder ese precioso regalo que es tener un amigo, porque el hombre que dice tener amigos debe mostrarse como tal y un amigo es más unido muchas veces que un hermano, busca mostrar a otros que la amistad verdadera si existe y que tu si puedes un amigo para quienes lo necesiten.

El hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigo; Y amigo hay más unido que un hermano. Prov. 18: 24

Pídele a Dios que te muestre cuáles son esas personas que él ha puesto a tu lado y empieza a cultivar la verdadera amistad.

Decide hoy trabajar para establecer amistades de verdaderas.

!Adelante, Avanza, demuestra que puedes escoger la buena parte! 

Con honor para su gloria.

Te invito a dejar tu comentario y a seguirnos en Facebook.

Con cariño Erica

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Gran enseñanza, y realmente bello tener la certeza k en Cristo Jesus tenemos todoo inclusive amistad...Dios la bendiga hna Erika xk usted es kmo un regalo del Padre para nosotras sus alumnas y amigas

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...