miércoles, 10 de mayo de 2017

Mi amado Espíritu Santo



Hoy existen muchas definiciones acerca de quién es el Espíritu Santo, dependiendo de la forma como tú lo veas, será tu relación con él, por ejemplo, si lo ves como una fuerza activa, jamás pensaras que él te pueda hablar, pues una fuerza no habla, siendo así es necesario mirar que dice la palabra de Dios.

La biblia dice que el Espíritu Santo es Dios, nos enseña la palabra de Dios que él está dentro de nosotros y que es una persona con emociones y cualidades de una persona, también vemos a la luz de la escritura que el Espíritu Santo es nombrado de tercero en la trinidad no porque ese sea el menos importante, tiene esta posición por el tiempo en que vino y el actuar de cada persona de la trinidad durante la historia, estamos en la era del Espíritu Santo.

Mi amado Espíritu Santo ha sido dejado atrás por muchas personas que aún no han comprendió su papel en la actualidad, es mi deseo que hoy entendamos quien es para darle el lugar que se merece en nuestras vidas.

Cuando mi amado Jesús estaba a punto de partir, preocupado porque sabía que nos dejaría en un mundo frívolo y malvado, nos prometió que no nos dejaría solos y que nos enviaría a otro consolador para que estuviera con nosotros siempre, estaba hablando del dulce Espíritu que vendría como nuestro ayudador.

Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre:
el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros. 
Juan 14: 16- 17
Jesús dijo que él moraría dentro de nosotros y que nosotros lo conoceríamos, la invitación en esta hora es que lo conozcamos.

A la luz de las escrituras te diré quién es y para que vino para que lo puedas conocer cada día más.

El Espíritu Santo todo lo sabe: Ahora bien, Dios nos ha revelado esto por medio de su Espíritu, pues el Espíritu lo examina todo, hasta las profundidades de Dios. 1 corintios 2: 10 NVI
El Espíritu Santo se puede entristecer y afligir: No agravien al Espíritu Santo de Dios, con el cual fueron sellados para el día de la redención. Efesios 4: 30
El Espíritu Santo intercede por nosotros, nos ayuda en nuestras debilidades y lleva nuestros deseos y peticiones ante el padre:Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles. Romanos 8: 26
El Espíritu Santo nos guía y nos lleva a la verdad que es Cristo: Pero, cuando venga el Espíritu de la verdad, él los guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta, sino que dirá solo lo que oiga y les anunciará las cosas por venir. Juan 16: 13
El Espíritu Santo encomienda: Mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual el gano por su propia sangre. Hechos 20: 28
El Espíritu Santo conoce lo más íntimo que pensamos y por eso no le podemos mentir, como nos enseña la biblia en el libro de Hechos cuando Pedro le dijo a Ananías y a Safira sobre su mentira.
El Espíritu Santo no es una fuerza impersonal, no es un viento, él está dentro de ti y de cada creyente verdadero, él es la promesa cumplida, ya no esperamos a que venga, él espera por nosotros.
El día de Pentecostés cuando los discípulos recibieron la promesa hecha por Jesús días antes, marco la historia de la iglesia en dos, antes y despues de la venida del Espíritu Santo.

Jesús nos prometió que un poder llegaría y nos llenaría y que nos empoderaría para vencer, para hacer la obra que nos encomendaba, que esta persona divina y maravillosa estaría para enseñarnos todas las cosas y que nos acompañaría en todos los momentos de nuestra vida.

Nos habló de lo especial que sería, por esa razón tú y yo tenemos que buscar su llanura cada día, debemos procurar no fallarle y conocerlo cada día más.
El apóstol Pablo sabía que para llegar a la meta la clave era ser llenos totalmente de él, por eso fue enfático en su instrucción.
No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu Efesios 5: 18
Así como una persona llena de vino no tiene control de sí mismo, así los llenos del Espíritu Santo somos totalmente controlados y guiados por él, esto resulta ser maravilloso, porque si soy consciente de quien mora dentro de mí, es un placer ser llena y ser controlada por él.
Te animo en esta hora a enamorarte del Espíritu Santo con el cual fuiste sellado y que busques cada día su llenura.
Él es quien te ayudara en todo lo que necesites y con el no necesitas a nadie más.

!Adelante, Avanza, demuestra que puedes escoger la buena parte! 

Con honor para su gloria.

Te invito a dejar tu comentario y a seguirnos en Facebook.
Con cariño Erica

miércoles, 3 de mayo de 2017

Buscando al amor de mi vida



Suena como un gran desafió casi que imposible para muchos, pero en realidad es una afirmación, es mi anhelo constante y deseo que sea el tuyo también.

Amo tanto a quien me dio todo, que mi deseo es estar a su lado siempre, pero también sé que en nuestro caminar diario ocurren cosas que nos hacen pensar que Él esta lejos porque simplemente no lo sentimos.

Hoy quiero derribar algunos conceptos que han sido depositados en tu mente por diferentes fuentes, lo hago a la luz de las escrituras, mi deseo es que también busques cada día al amor de tu vida y lo encuentres y te goces con el, tanto que desees estar a su lado siempre.

A veces creemos que Jesús está lejos por muchas circunstancias, algunas de ellas es la duda, la apatía, la acusación, la culpa entre muchas otras.

Quiero que toquemos cada una de las verdades que habla la biblia y cuales son las mentiras que nos hacen olvidar estas verdades.

Duda: Es uno de los dardos con los que más ataca el enemigo, mentiras acerca de nuestra relación con Dios, nuestras oraciones, etc. son con lo que más batallamos.

La duda trabaja de la mano con la falta de fe, juntas te hacen incluso creer que Dios no existe, no te escucha, no se preocupa por ti.

Esto les sucede a todos alguna vez, lo importante es saber quiénes somos en Dios y que somos para El.

Es imposible que la duda nos visite, así como también es imposible que ella haga algo en una mente llena de la seguridad de que Jesús y su palabra son fieles.

Cuando la duda llegue a tu vida siempre debes contrarrestarla con la espada del espíritu que es la palabra de Dios, ella es la que te dará las verdades para que los pensamientos de duda se vallan de tu vida.

Pero que pida con fe, sin dudar, porque quien duda es como las olas del mar, agitadas y llevadas de un lado a otro por el viento. Sant 1: 6

Sé que la mayoría de las personas que son atacadas con duda son personas que aman a Dios, si eres una de esa saca y batalla con la duda y confía en que tu amor es correspondido.

Ustedes lo aman a pesar de no haberlo visto; y aunque no lo ven ahora, creen en él y se alegran con un gozo indescriptible y glorioso, pues están obteniendo la meta de su fe, que es su salvación. 1 Pedro 1: 8-9

Nunca olvides o dudes de que él está contigo, él lo prometió y no miente, aunque tu mente te diga otra cosa, él siempre está ahí, imagina si es capaz de escuchar y estar cuando el más vil pecador está pidiendo perdón ¿será que no está cuando tú lo necesitas?

La culpa: La culpa y la acusación por haber pecado y pensar que nuestra falla es tan grave que Jesús no puede perdonarnos o que él no lo ha olvidado es otra causa por la cual no sentimos o no buscamos a Dios, la culpa es la trampa que el enemigo pone para quitarle el poder al perdón y a la gracia.

Ninguno merecía nada, pero por la gracia Jesús nos hizo merecedores de todo y esta verdad es la que debe estar en la mente de un cristiano.

La acusación viene de los sentimientos de culpa que aceptamos y entonces nuestra mente nos acusa y aun nos hace creer que los demás también lo harán y esto es mentira del oponente.

Ataca con la palabra, dile a la culpa te vas, porque abogado tengo que es mi Señor Jesús.

Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo. 1 Juan 2:1

La culpa no solo te detiene, sino que te hace vivir una vida gris, llena de muchas acusaciones, cuestionamientos y críticas, por lo tanto, no buscas al amor de tu vida y tratas de Hacerlo sientes que no está a tu lado.

Saca la estaca de la culpa de tu corazón con la palabra de Dios, cree que ya él te perdono y entonces fluirás en la presencia de tu amado como anhelas.

Tú, Señor, eres bueno y perdonador; grande es tu amor por todos los que te invocan. Salmo 86: 5

La apatía: es otra arma mortal para no sentir la presencia de Dios, ella le hace creer a la persona que está bien y que no tiene por qué cambiar nada, les da lo mismo orar o no, la apatía les hace perder el interés por las cosas espirituales y se hace ver todo de una forma fastidiosa.

La apatía deja sin fuerzas a la persona y te hace creer que todo está bien y es ahí donde está el peligro porque nosotros jamás debemos pensar que todo está bien, en nuestra relación con el Eterno debemos siempre anhelar y buscar más.

Debemos luchar contra todo conformismo y deseo de seguir con una vida gris, sin cambios, esto es una trampa del enemigo para que no dejes las costumbres del viejo hombre y solo esforzándote a leer la palabra y declararla en tu vida la sacaras y subirás a un nuevo nivel.

Jamás pienses que todo como va está bien porque Dios es un Dios de cambios y de dimensiones de gloria y de gloria en gloria desea subirte de nivel.

Lo primero que debes hacer es reconocer lo que te sucede y buscar luchar contra todo lo que te impide avanzar.

orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos; Efesio 6: 18

Busca nuevos retos, nueva forma de llamar su atención, esfuérzate y sube al monte del sacrificio a buscar a tu amado.

Esfuérzate y se muy valiente, para buscar a nuestro amado y sentirlo cada día más, debemos creen en El y en sus promesas, el jamás te dejara, búscalo con la disposición y confianza en que lo encontraras, una fuente inagotable te espera.


!Adelante, Avanza, demuestra que puedes escoger la buena parte! 

Con honor para su gloria.

Te invito a dejar tu comentario y a seguirnos en Facebook.

Con cariño Erica


jueves, 20 de abril de 2017

Viviendo en el espíritu



Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu. Rom 8: 5

Para mí no fue fácil cuando fui confrontada con esta palabra, pensé ¿cómo es que puedo vivir en el espíritu en un mundo tan carnal?

Muchas preguntas llenaron mi cabeza y es que la verdad esta manera de vivir me exige más sinceridad que otra cosa, no se trata de emociones o fanatismo se trata de ser honestos.

¿Cómo podemos vivir en el espíritu en un mundo tan carnal?

Vivir en el espíritu para mí no es más que vivir siendo guiados por Él, pero como podemos escucharle en medio de tantas voces y rodeadas de situaciones adversas, situaciones que se salen muchas veces de nuestras manos y que por más que oramos aún siguen ahí.

Se necesita de mucha fe, no de una grande sino de una tan pequeña y verdadera pero que al ser sembrada en un corazón dispuesto crezca como un gran arbusto y que sea tan bien cultivada y abonada que cada día valla aumentando en tamaño y fortaleza.

Esta fe, es la nos ayudara a vivir en el Espíritu, porque solo con fe podemos vivir en mundo donde no podemos ver a nuestro alrededor porque nos desanimamos y hasta morimos.

Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. Heb 11: 1

Es la fe la que me dice que todo estará bien, aunque ande en valle de sombra de muerte y por ella es que confió que mi redentor vive y aun del polvo me levantara.

Si no fuera por la fe en el hijo de Dios, no pudiéramos caminar en el Espíritu, porque la carne es débil, porque en este mundo donde todo se mueve por sentimientos, emociones y vista es imposible caminar en el Espíritu sin fe.

La fe es la que me hace confiar en que aunque no soy perfecta soy amada y justificada.

Es la fe la que me hace caminar libre, sin culpas ni pesos por el pasado y es la que me dice por dónde debo andar.

Sé que no es fácil caminar por fe y aún más cuando la despensa esta vacía y debemos alimentar a una familia, sé que caminar en el Espíritu muchas veces se entiende como ser indolentes pero no es esta la interpretación que debemos darle.

Lo que Dios quiere es que aun en medio todo le alabemos y le demos gracias por la provisión que no vemos pero que estamos seguras de que vendrá y así es como caminamos según el Espíritu.

Normalmente, una persona que camina en la carne se desesperaría y hasta cometería algún delito por obtener lo que necesita, pero los que caminamos en el espíritu sabemos que las consecuencias son devastadoras, entonces escogemos esperar en Dios, caminar en fe y es cuando el milagro ocurre y Dios envía la provisión.

Son esas experiencias que tenemos con nuestro amado padre las que hacen que nuestra fe sea abonada, crezca y nos motiva a seguir caminando, no como lo hacen las personas naturales que solo disciernen lo natural, sino como Dios quiere.

Dios quiere que conozcamos su idioma, que caminemos en su dimensión de gloria para que estando en este mundo no se turbe nuestro corazón con las cosas del día a día, porque poderoso es aquel que nos ha prometido estar hasta el fin del mundo, quien no nos dio un consuelo con estas palabras sino quien en verdad puede hacer más allá de lo que podamos imaginar.

Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros, Efe 3: 20

Entonces caminar en el Espíritu no se trata de razonar como es que debemos vivir sino de creer que si podemos hacerlo en medio de este mundo que amenaza cada día con acabar con nuestra fe.

Si caminamos según nuestra naturaleza lo más probable es que terminemos en medio del camino cansadas, sin esperanzas y decepcionadas como los que murieron en el desierto sin ver la tierra prometida por falta de fe.

Caminar en el Espíritu es vivir aquí como visitantes, pero con nuestros ojos y corazón puestos en esa tierra que fluye leche y miel que nuestro Dios nos ha prometido y agradeciendo por el sustento y protección que nos da cada día hasta llegar a ella.

Porque los que caminan en el Espíritu no tienen solo aquello por lo cual no han creído, los que caminamos en el Espíritu no tenemos falta de nada porque quien mora en nosotros es el mismo Espíritu que levanto a Jesús de los muertos, es el mismo que multiplico panes y peces y es quien nos sostiene, nos levanta y guía a la bendición.

Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros.
Romanos 8: 11

No te aflijas cuando sientas caer o cuando creas que este camino es muy difícil de transitar, mejor en esos momentos pídele a Dios que te vivifique y que resucite aquellas áreas que han muerto por la falta de fe, pídele que te regale de su oleo fresco y que te de motivos para creer cada día más en El.

No es pecado pedir que aumente tu fe, pecado es caminar como el no desea que lo hagas.

Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz. Rom 8: 6

!Adelante, Avanza, demuestra que puedes escoger la buena parte! 

Con honor para su gloria.

Te invito a dejar tu comentario y a seguirnos en Facebook.

Con cariño Erica

miércoles, 8 de marzo de 2017

La mujer y la quimioterapia



Desde hace algún tiempo el Señor me ha inquietado a escribir sobre este tema, no es fácil hablar de él y mucho menos cuando tú no has pasado por ese proceso.

Para la mayoría la palabra quimioterapia es muy conocida y para otros es muy familiar, pero para los que aún no conocen el término, se refiere al tratamiento que reciben los pacientes que padecen de cáncer.

Se llama quimioterapias porque son varias sesiones terapéuticas con fármacos para destruir estas células que atacan con acabar con la vida de la persona.

Pero no quiero hablarles del término porque me dirijo a personas que ya están recibiendo este tratamiento o a familiares de estas personas.

Cuando se recibe la noticia que recibirás este tratamiento esta suele sentirse tanto o más dura que el mismo diagnóstico, pues los efectos secundarios son tantos que de solo pensar en ellos muchas personas desisten de recibir el tratamiento.

La noticia suele ser más dura cuando conoces a Dios, la mente se llena de tantas preguntas algunas sin respuestas, la fe amenaza con salir huyendo y el temor empieza a visitarte.

Cuál es el propósito de Dios y como espera el que enfrentemos la quimioterapia, es la única pregunta que deberíamos hacernos, porque es la única que tiene respuesta fiel y verdadera.

Tu vida y la mía están en manos de Dios y él tiene el control de todo.

Recuerda que para los que amamos a Dios todo ayuda para bien, siendo así ¿cómo debemos afrontar y cuál debe ser nuestra actitud durante este tiempo?

Sé que no es fácil afrontar tan duros momentos, pero en medio de ellos aprendí que la actitud es lo más importante y que debemos ver cada situación que nos ocurre como una oportunidad de Dios para mostrarlo ante los demás, es muy fácil decirlo dirán algunos porque no estás recibiendo el químico que se siente apenas entra por la venas.

Recuerdo que días antes de entrar a la sala de quimioterapias el Señor me dijo, te llevo a ese lugar para darte autoridad, vas en representación mía y establece mi reino cuando llegues, entre el miedo que a todos nos da y la confianza en que Dios estaría conmigo llegue el primer día.

En estas líneas les hablaré a mis amadas mujeres que están recibiendo el tratamiento y a sus acompañantes.

Es normal que el temor amenace con hospedarse en nosotras por eso siempre debes aferrarte mucho a la palabra de Dios, puedes memorizar versículos y repetirlos mientras recibes el medicamento y dárselo las demás personas que encuentres, siempre Dios pondrá alguien para que su gloria se manifieste.

Algunos de estos versículos pueden ser :

Hijitos, vosotros sois de Dios, y los habéis vencido; porque mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo.
 1 Juan 4. 4

Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien. Josué 1: 8

Cuando estamos pasando por este tiempo a los que no conocen aun de la obra redentora de Jesús, no les gusta que les den palabras de que Dios es su sanador y temas así, porque piensan que si acaso no ven que están pasando mal, es mejor darle palabras de fortaleza e ir entrando a su mundo con cautela y mucho amor.

Los efectos de la quimioterapia son tan fuertes y desalentadores que la mayoría no quisieran ni hablar, lo mejor que podemos hacer es comprender, tolerar y dar mucho amor.

Nunca olvides que tu vida no depende de que tan efectivo sea el medicamento o que tanto se bajen tus defensas, tu vida esta guardada en Dios y depende de cuánto le creas a él.

Durante este tiempo lee más su palabra, puedes descargar la biblia en tu celular y colocarla en audio mientras estás recibiendo el medicamento, escucha alabanzas y nunca dejes de orar para que el químico mate solo lo negativo y que tu organismo se fortalezca en medio de esa debilidad.

Ten calma muy pronto todo pasará, al principio creemos eterno este tiempo, pero después de todo comprenderás que Dios quería devolverte al diseño original, pues tu organismo se reiniciara y borraras malos hábitos, aprenderás a alimentarte mejor y empezaras a cuidarte y amarte más.

Puedes orar a Dios para que tu cabello no se caiga y si se cae, piensa en que ya era hora de un nuevo look, puedes orar para que él te ayude a minimizar al máximo los efectos secundarios, puedes salir y pasarla bien en compañía de los seres amados, sé que a veces no dan ganas ni de salir de la cama pero sé que Dios hace la obra, yo soy testigo de todo lo que te hablo.

Lo peor que puedes hacer es caer en la mentira del enemigo llamada conmiseración, tu no necesitas que los demás sientan lastima de ti, tú necesitas verte como un instrumento de Dios para ayudar a otras personas que están pasando lo mismo que tu pero con menos ventajas ya que tú tienes a un Dios fuerte en batalla y ellos no.

Piensa y mírate como un instrumento para la obra de Dios, bienaventurada por haber sido llamada por Dios para este trabajo tan fuerte, no como una víctima y con esta actitud saldrás en victoria de todo este proceso.

A los acompañantes les aconsejo no tratar a sus familiares como un enfermo terminal, trátelo lo más normal que puedas, llenándolas de mucho amor y siempre haciendo un ambiente propicio para que Dios se glorifique.

El cáncer no es el final en la vida de una persona, Dios puede hacerlo de nuevo en tu vida y puedes glorificarlo así como lo hago yo.

Estás viviendo esta situación porque eres escogida como mujer valiente para establecer el reino de Dios en lugares donde el espíritu de muerte ha ganado terreno.

Si lo hizo conmigo y con muchos otros, también puede hacerlo contigo

Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos. Hebreos 13. 8

!Adelante, Avanza, demuestra que puedes escoger la buena parte! 

Con honor para su gloria.


Te invito a dejar tu comentario y a seguirnos en Facebook.


Con cariño Erica

lunes, 20 de febrero de 2017

Sanando mi mente II parte


En esta segunda parte de la sanidad de la mente aprenderemos que después de identificar y renunciar a aquellos pensamientos que no vienen de Dios y que invaden nuestra mente para crear fortalezas en ella, vienen dos pasos muy importantes, los cuales son:

Reemplazar los pensamientos equivocados por la verdad de Dios.

La palabra de Dios es la verdad y en ella debemos pensar, además la biblia dice:

Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad. Fil 4: 8

Para empezar a reemplazar los pensamientos equivocados que llegan o tenemos en la mente debemos conocer la verdad de Dios y esto solo se logra leyendo la palabra de Dios, de esta forma, yo tendré el conocimiento de cuales son las mentiras que llegan a mi mente y cuál es la verdad.

Debo proclamar la verdad para ir derribando fortalezas mentales, esa verdad es lo que Dios piensa de mí, lo que quiere darme a mí y a los míos y lo que espera que yo haga, casi siempre será lo contrario a lo que pensamos.

A medida que leemos la palabra de Dios, el Espíritu Santo nos dará versículos claves en los momentos de ataque mental, para que al confesarlos y que ese dardo quede sin poder en mi vida, de esta forma, la mentira del enemigo queda al descubierto.

Cambiar nuestra manera de pensar es un proceso diario y que permanece en el tiempo, por eso es importante siempre declarar la verdad para que ella permanezca en nuestra mente y se materialice, la biblia habla de proclamar y hablar las cosas que no vemos como si ya existieran.

…y llama las cosas que no son, como si fuesen. Rom 4: 17

Declarando la verdad de Cristo sobre nuestras vidas lograremos que esta verdad se haga una realidad, si el enemigo te ataca diciendo que no puedes, que no eres capaz, que eres un fracasado, tu confesión debe ser contrarrestando esto con la verdad.

Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Fil 4: 13

De esta forma, reemplazaremos todos los pensamientos que lleguen a nuestra mente por la verdad de Jesús.

Renovar todos los días nuestra mente

Necesitamos aprender a pensar como Dios piensa y para lograrlo, todos los días de nuestra vida debemos alinear nuestros pensamientos con los pensamientos de Dios, por eso insisto en que la lectura de la palabra debe ser un hábito en nuestra vida.

Recuerden que debemos pensar en todo lo justo, todo lo bueno, todo lo honesto porque así piensa nuestro padre.

Para poder alinear nuestros pensamientos  con los de Dios bebemos diariamente analizar en que estamos pensando, solo así siempre iremos al paso número uno que es identificar cuales pensamientos vienen del enemigo.

El enemigo siempre querrá llenar nuestras vidas con angustias, desespero, dudas e incredulidades entre otras cosas, él hace todo esto con el propósito de mantener nuestra mente cautiva y tan ocupada para que no escuchemos la vos del Espíritu Santo.

La biblia dice que tenemos la mente de Cristo, por lo tanto, debemos declararlo cada día cuando los pensamientos de mentira lleguen.

Debo diariamente cubrir mi mente con la sangre de Jesús y atar en la cruz cualquier pensamiento errado.

Debo procurar mantener una mente enfocada en la verdad, una mente sana, una mente que conoce la verdad y descansa en Dios cada día pese a cualquier circunstancia.

Debo meditar en las cosas de Dios y no en lo que el mundo me presente, esto me hará hablar y actuar de manera diferente, me hará mostrar a Cristo en mí.

Mis amados a partir de hoy mediten y pongan en práctica esta enseñanza maravillosa para que puedas derribar fortalezas y todo lo que se levante contra el conocimiento y la verdad de Dios en tu vida.

 !Adelante, Avanza, demuestra que puedes escoger la buena parte! 

Con honor para su gloria.


Te invito a dejar tu comentario y a seguirnos en Facebook.

Con cariño Erica

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...